Prefacio para el Foro de Docencia

En un reciente examen de acceso a la Universidad se preguntaba por las “pruebas de la evolución”. Junto a las pruebas paleontológicas, se daban como buenas las anatómicas, embriológicas, moleculares, bioquímicas, serológicas, biogeográficas, de selección artificial y taxonómicas. Como prueba embriológica se citaba la conocida frase haeckeliana “la ontogenia recapitula la filogenia” donde, por ejemplo, los embriones de mamífero pasan por el estadio de pez, de anfibio, de reptil...  Ante las quejas de un especialista, razonando que Darwin se basó en Von Baer y el abanico de similitud de los embriones como prueba de la evolución y no en Haeckel, cuyas ideas, en parte, fueron enunciadas para justificar la superioridad natural de la raza aria, la respuesta fue unánime: “¡es lo que dicen los libros de texto de secundaria!”. Sólo es un ejemplo, al igual que otros muchos que podríamos citar, de la confusión existente en torno a las ideas evolucionistas de la que no siempre se libran los profesionales del campo.

Así pues, parece obvio que la promoción de un foro sobre la enseñanza de la Evolución debe ser vista como una obligación de la Sociedad Española de Biología Evolutiva. Las ideas evolucionistas se han infiltrado ya no sólo en toda disciplina biológica, sino en casi cualquier otra actividad humana, desde la filosofía a la economía, la lingüística o, por poner ejemplos menos académicos, al cine o a los juegos de consola. Dado este poder de infiltración, resulta  extremadamente paradójico que la enseñanza de la Evolución en el ámbito pre-universitario sea, en buena medida, casi anecdótica, con lo que las nuevas generaciones, en cualquier ámbito social al que se dediquen, hablarán de evolución, leerán de evolución, o incluso jugarán a evolución, sin tener, en el fondo, una idea clara de qué es el proceso evolutivo. Confundirán la lucha por la existencia con la selección natural, la adaptación al medio heredable de Lamarck con la naturaleza preadaptativa de las mutaciones, o creerán, realmente, que en el vientre materno fueron, en su día, pequeños pececitos.

Este foro pretende ser una invitación a que tanto especialistas en el campo, profesores universitarios y de enseñanza secundaria que imparten temas con contenido evolutivo, como cualquier persona interesada, puedan plantear dudas o sugerencias, informar y intercambiar información que permita desde la identificación de errores en los libros de texto, al hallazgo de instrumentos docentes, como la flamante interface sobre enseñanza de la evolución que incluye la web de la SESBE, pasando por cualquier comentario sobre el buen o mal uso del pensamiento evolutivo en los medios de comunicación social.

¡Animaros todos! Nada en biología tiene sentido excepto bajo el punto de vista de la Evolución, casi nada en la Sociedad actual se entiende si no es desde el punto de vista de la Evolución y, muy posiblemente, ni tan siquiera estas páginas de Internet podrán escapar a las reglas que en su día enunció Darwin: se modificarán y evolucionarán, proliferarán o se extinguirán. 

 

La enseñanza de la Evolución Humana (Rafa Tomás)

Me gustaría reflexionar sobre el caso particular de la precaria situación de la enseñanza de los aspectos básicos de la evolución humana en la educación secundaria y universitaria española.

Todos conocemos la casi nula presencia de los temas sobre evolución humana en la enseñaza secundaria, donde todo lo más recibe algún epigrafe, o a lo sumo un tema, dentro de los programas de las asignaturas de Biología o de Historia.

El panorama en la enseñanza superior no es demasiado mejor. De las numerosas universidades españolas (públicas y privadas) que imparten estudios de Biología, si no me equivoco, solo unas 13 de ellas incluyen en sus planes de estudio asignaturas dentro del área de Antropología Física (Antropología, Evolución Humana, Biología Evolutiva del Hombre, Biología de Poblaciones Humanas...). Y solo existen 3 Programas Oficiales de Posgrado sobre Antropología y Evolución Humana (en las universidades de Madrid, Barcelona y Granada), junto con algunos cursos o líneas de investigación en otros Programas de Posgrado en Biología de otras universidades.

Si esta es la situación en las Facultades de Biología, el panorama en las Facultades de Ciencias Sociales y Humanidades ya es del todo desolador. De un lado, la casi nula presencia de los estudios de Evolución Humana en los planes de Historia y Arqueología (con la excepción de alguna asignatura en los nuevos planes de Grado en Arqueología de la Complutense y la Univ. Rovira y Virgil, o alguna asignatura de libre configuración en la Univ. Complutense y la de Zaragoza). En las carreras de Ciencias Sociales, la situación es ya del todo desoladora. Ni siquiera la Licenciatura de Antropología Social y Cultural se han preocupado de incluir materias para un conocimiento básico sobre Antropología Física y Evolución Humana. De casi una veintena de universidades que han impartido estos estudios de segundo ciclo, solo la Univ. de Extremadura y la Univ. Miguel Hernandez incluyeron materias de Antropología Física (si bien, hay que decirlo, impartidas por docentes con escasa orientación evolucionista). Y solo la UNED que ha tenido claro incluir desde el comienzo una asignatura generalista sobre "Hominización". Con el paso a los estudios de Grado de Antropología Social y Cultural, la situación no ha mejorado, al contrario. Solo el Programa de la UNED ha incluido dos asignaturas sobre "Evolución Humana". El resto de planes han continuado ignorando la relevancia del estudio de la evolución humana para la formación de antropólogos sociales.

Respecto a la enseñanza universitaria de la Psicología, con todo su afán y empeño positivista, los aspectos evolutivos solo son contemplados en asignaturas de primero como Neurociencia, Psicobiología o Fundamentos Biologicos de la Conducta, en algún capítulo residual, al final del temario. Y en algunas poquísimas universiades en asignaturas optativas de Etología (UCM) o Etología Humana (UAM). Los aspectos más recientes de la disciplina como la Psicología Evolucionista son del todo ignorados. Y salvo en una asignatura optativa de la UNED (Ecología del Comportamiento Humano), han sido totalmente olvidados o rechazados.

Con este panorama, no es de extrañar el escaso interés general en la investigación por campos relacionados con los aspectos evolutivos del comportamiento, o con respecto a la evolución humana, en general. Este es mi percepción de la situación en nuestro país, no se si muy negativa, o tal vez falta de algún dato.

Un cordial saludo

Rafael Tomás Cardoso
Antropólogo

La enseñanza de la evolución

Estoy totalmente de acuerdo con Rafael en lo que se refiere a la enseñanza de la evolución en la carrera de biología. Mi curiosidad me hizo buscar los planes de estudio de las universidades en donde se puede cursar biología, y de las 25 aparecían 14 en las que la Evolución era una asignatura obligatoria (unas veces anual y otras cuatrimestral), en 3 era optativa, en 4 aparecían asignaturas relacionadas con la evolución y en 4 no impartían nada relacionado con la evolución.
Si bien sabemos todos que la evolución es un pilar fundamental de la biología, no me entra en la cabeza como es posible que nosotros mismos, como biólogos, no la tengamos como asignatura obligatoria anual en todos los grados de biología. Estamos tirando piedras sobre nuestro tejado.
Afortunadamente la situación ha ido cambiando y tenemos a más de la mitad de universidades enseñando evolución, por que si miramos algunos años atrás podríamos estar hablando de que en ninguna se enseñaba. Dentro de mi experiencia yo pude aprender algo de evolucion mientras cursaba la carrera gracias a que un profesor tuvo a bien hablarnos de ella dentro su asignatura.
En lo que a la enseñanza secundaria se refiere también se ha avanzado. Si bien es cierto que antes apenas aparecía, afortunadamente ahora la tenemos presente en 4º de ESO y en Ciencias para el mundo contemporáneo de 1º de Bachillerato. El problema está que los alumnos no pueden aprender nada de evolución hasta 4º ESO y solamente en el caso de que elijan la materia de Biología y Geología, ya que ésta es optativa. De manera que tendremos un elevado número de alumnos que acaben la secundaria sin saber nada de evolución.
El lado positivo lo encontramos en bachillerato ya que la materia de Ciencias para el mundo contemporáneo es obligatoria para todos los bachilleratos y en ella se incluye el tema de la evolución. Así que nos encontramos con que todos los alumnos que cursen bachillerato aprenderán evolución, o quizás no. No podía ser todo de color de rosa. Esta materia comprende temas relacionados con la física, la química, la biología y la geología, y es imposible ver todo el temario debido a que tiene asignadas dos horas semanales. Los profesores que imparten la materia pueden ser de la especialidad de física y química o biología y geología, de manera que cada uno arrimará el ascua a su sardina enseñando lo que más le gusta. Si a esto le añadimos que dentro de la especialidad de biología y geología los profesores son licenciados en biología, geología, veterinarios, ingenieros agrónomos o de otra índole está claro cuantos de nosotros enseñaremos evolución.
Mi propuesta sería no solo que la evolución apareciese con asignatura obligatoria en todos los grados de biología, si no empezar a enseñarla desde abajo, empezando por los colegios de primaria. La incluiría en la programación de tercer ciclo (5º y 6º) sin que fuese necesario profundizar demasiado, tan sólo enseñar qué es la evolución y por qué es importante conocer su funcionamiento.
Se que es difícil, pero desde aquí animo a la SESBE a solicitar su inclusión en los planes de estudio de primaria. Por lo menos tendremos la certeza de que todos los alumnos habrán oído hablar de ella y no solo unos pocos que elijan biología en 4º o decidan cursar bachillerato.
Un saludo
Rubén Peña
Profesor de Biología
IES Río Arba de Tauste (Zaragoza)

Comprendiendo la Evolución.

Un saludo:
Aunque no soy profesora de Biología, he estado leyendo con todo interés y atención los dos primeros temas de "Comprendiendo la Evolución", la página web que SESBE pone a disposición de los profesores, como ayuda para su enseñanza.
Quisiera hacer un breve comentario sobre una afirmación contenida en el 2º tema, "Introducción a la "Evolución", en su apartado "Patrones de Evolución", epígrafe "Árboles, no escaleras".

Dentro de este epígrafe se encuentra "Ideas equivocadas sobre los seres humanos", y en su párrafo final, en el punto 2,se afirma exactamente que los seres humanos no son superiores, ni más evolucionados, que otros linajes de seres vivos.

Estoy de acuerdo en que los diseños empleados, para poder establecer gráficamente las filogenias entre especies, sean de árboles, y no de escaleras lineales; ya que efectivamente, parece existir un tronco central evolutivo, y a los lados del mismo, multitud de ramas laterales.

Sin embargo, quisiera expresar mi completo desacuerdo con la idea de fondo que parecer contener este párrafo del texto: la idea de que es una equivocación el considerar al linaje de los seres humanos como el más evolucionado de los seres vivos.

Imagino que no es necesario explicar aquí que los seres humanos constituyen el linaje que parece tener el mayor grado de complejidad de los organismos superiores, y el que habría adquirido más capacidades recientemente.

Posiblemente, algunos primates actuales continuaron su propia evolución; pero parece indudable que, en algún momento de su historia, no lograron sintetizar un nuevo par de bases nitrogenadas, o bien no adquierieron un regulador; o no se estableció una nueva ruta o itinerario en su Desarrollo.
Alguno de estos posibles nuevos hitos evolutivos habrían dado lugar a nuevos aminoácidos, y a unas diferentes proteínas, para nuevas funcionalidades.

Algunas nuevas funcionalidades realmente evolutivas, que sí habría tenido lugar en aquellos primeros hominoideos, que se separaron de los primates, y que continuaron la línea de un tronco central en aquellos momentos, hace unos treinta millones de años.
Ello habría permitido abrir el camino para el posterior Homo Habilis.

No quiero terminar este comentario sin decir que el programa y la estructura de este curso, de la Universidad de California, merece muchos elogios; seguiré leyendo con todo interés los siguientes temas.

Un saludo,
C. Azarola Bay.

Comprendiendo la evolución.

Saludos:

El siguiente tema, dentro de "Comprendiendo la Evolución", trata de los "Mecanismos: Los procesos de la Evolución", para el cambio evolutivo.
En el apartado sobre la "Variabilidad, como fuente del cambio génico", se describen, como fuentes de cambio, la sexualidad, el flujo genético, y las mutaciones.

Quisiera hacer dos breves reflexiones sobre el posible valor evolutivo de estas fuentes.
La primera reflexión haría referencia a la sexualidad y al flujo genético, no como un valor de variabilidad, que indudablemente ambas fuentes poseen, sino como fuente de cambio con valor evolutivo.

Es común la propuesta de la sexulaidad y el flujo genético como fuente de cambio evolutivo. Sin embargo, en ambos casos se trata de combinaciones entre las dotaciones genéticas de individuos, en el primer caso, y de poblaciones en el flujo, de la misma especie.

Por lo tanto, parece difícil conseguir alguna novedad realmente evolutiva combinando, una y otra vez, un mismo acervo genético.
Se obtiene, éso sí, una gran variabilidad dentro de la propia especie; pudiéndose poner de relieve, lo mismo que en la deriva genética, o en la selección artificial, alguna de las características propias que ya existen en la especie.

Sin embargo, un cambio que realmente represente una adquisición evolutiva, debe consistir en algo más que en unas divisiones y reparticiones entre segmentos de cromosomas, y caracteres ya existentes.

La segunda reflexión se refiere a las mutaciones. Se contemplan en el texto dos tipos de mutaciones: a) Los errores de copia, que pueden tener lugar en las duplicaciones, y durante los procesos de transcripción del ARN. b) Las mutaciones ocasionadas por sustancias químicas y por radiaciones.
En ambos tipos de mutaciones se trataría de cambios que afectarían químicamente a las moléculas de las bases nitrogenadas.

Algunos de los que son considerados como errores, como podría ser el caso de algunas sustituciones de bases por otras, puede que realmente no sean realmente errores, y que sin embargo, contengan un valor evolutivo.

Algunas de las sustituciones pueden significar una mayor complejidad en el genoma, y un valor evolutivo.
Los mecanismos de la Evolución son químicos, y estarían relacionados con novedades y cambios en las bases nitrogenadas, y por consiguiente, con nuevos aminoácidos, y con diferentes proteínas; nuevas proteínas, que incrementan y completan las funciones derivadas de alguno de los cromosomas.

No se trata de lograr simplemente variedad entre lo ya existente dentro de la misma especie, una variedad entre individuos, por medio de la transmisión , o bien variedad por el intercambio entre distintas poblaciones de la misma especie (flujo génico).

Se trataría de que los organismos se hagan más complejos químicamente, por adquisiciones y transformaciones en sus bases nitrogenadas, las unidades que forman el ADN.
Las bases no son sencillas "letras"; las hay pirimídicas y púricas, con sus propias fórmulas y distribuciones químicas en sus propias moléculas; las primeras, más sencillas; las segundas más complejas.

Son también diferentes en sus masas atómicas, por el número de átomos de los elementos que las constituyen: hidrógeno, nitrógeno, carbono y oxígeno. La incorporación de algunos átomos de estos elementos pudiera dar origen a sustituciones de algunas bases más sencillas por otras más complejas; como en la sustitución de la pareja de bases AT por la pareja CG, que está siendo observada en los organismos superiores.

Saludos de nuevo,
C. Azarola Bay.

Comprendiendo la Evolución.

Un saludo:
Quisiera hacer unas reflexiones finales, en esta ocasión sobre el tema "Cuestiones fundamentales", comentando algunos de los epígrafes del apartado "Tendencias evolutivas".

Encuentro un punto interesante al final del epígrafe "¿Qué causa las tendencias evolutivas?".
En él se afirma que "todas las pruebas que tenemnos hasta el momento concuerdan en que la Evolución resulta de la interrelación, no dirigida, del organismo con el ambiente; sin embargo, no hay ninguna prueba que apoye la hipótesis de que algún tipo de "fuerza interior" gobierne el cambio evolutivo".

Estoy de acuerdo con esta afirmación; y añadiría que el origen de los cambios en los organismos sería, muy posiblemente, exterior a los mismos, con respuestas en el interior.
Los cambios habrían estado provocados, estarían siendo provocados, en última instancia, por un medio siempre cambiante; no sólo climáticamente, sino muy en especial por la composición química del mismo.

Una segunda reflexión: Dentro del apartado de "Tendencias evolutivas" se encuentran estas preguntas: "¿La Evolución es progresiva?". "¿Qué es el progreso?".
Las imágenes que acompañan este punto del texto no hacen sino insistir en la idea que subyace en el fondo de toda la exposición, es decir, la idea de la equiparación de la especie humana con el resto de especies de seres vivos.

Personalmente respondería a estas preguntas diciendo que la Evolución tiende a la complejidad, y a una mayor organización.

En la siguiente página, encontramos esta otra pregunta:"¿Existe una tendencia a la complejidad?".
Se puede responder diciendo que parece existir una mayor complejidad en la línea del tronco central evolutivo, la línea evolutiva que transcurre desde las primeras bacterias unicelulares, hasta los seres humanos.

Los estudios de bioquímica molecular comparada entre especies podrán resolver, en un futuro, si realmente ha existido una línea central evolutiva con una tendencia a la complejificación y a una mayor organización.

Complejidad y mayor organización que muy posiblemente, como ya se viene observando, haga referencia a las rutas o itinerarios del Desarrollo; a los reguladores e intensificadores de las activaciones génicas; a las diferencias de proteínas entre las especies más o menos antiguas; a la relación entre nuevas proteínas y las capacidades de la especie humana adquiridas más recientemente.

El linaje humano no posee efectivamente algunas especialidades que sí han desarrollado otros linajes.
Pero somos los únicos capaces de hacernos las preguntas fundamentales, intentando encontrarles unas respuestas.

Ha sido un ejercicio muy clarificador. Gracias por la oportunidad de contrastar ideas.
Un saludo,

C. Azarola Bay.

EL ORDEN DE LA NATURALEZA.

El debate planteado entre evolucionistas y creacionistas se canaliza en nuestros días, no tanto sobre la creación del mundo según la versión literal del Génesis; sino sobre si la Naturaleza, en sus manifestaciones y resultados, responde a un diseño inteligente.

Desde el exterior del evolucionismo parece existir la opinión muy generalizada de que el evolucionismo es básicamente neodarwinismo, con las implicaciones que ello conlleva.
Es frecuente leer que el neodarwinismo otorga al azar, a los sucesos aleatorios o fortuitos durante la transmnisión genética, un papel esencial en la evolución de las especies, de la misma manera que otorga un valor esencial evolutivo a los errores de copia en la transcripción del ARN.

La Evolución aparece así como un resultado del azar y los errores, dejando únicamente en manos de la selección natural la misión de poner un poco de orden en medio del acervo genético obtenido.
Muchos de nosotros rechazamos internamente estas ideas, y no podemos admitir que sea éste el origen de la Evolución en la Tierra.
Esta es la baza que está dando ventaja al creacinismo frente al evolucionismo, la baza que está jugando a favor del creacionismo, que propone, ante todo, un ordenamiento en la Naturaleza.

A esta visión de la Evolución neodarwinista basada en el azar y los errores podemos dar una respuesta desde el evolucionismo actual.
El azar en la transmisión genética solo da lugar a variabilidad dentro de una misma especie, pero no daría lugar a auténticas transformaciones en el último eslabón evolutivo, surgiendo así una especie nueva. Y es difícil encontrar mutaciones genéticas por errores de transcripción del ARN que hayan dado lugar a ventajas evolutivas, sino todo lo contrario.

Observando con una perspectiva amplia los sucesos en nuestro mundo desde hace 13.700 millones de años, podemos comprobar:
A) Que existe una complejidad creciente, que los organismos superiores son más complejos que los primitivos, no especialmente por el número de sus genes, sino por sus reguladores.
B) Se pueden observar, dentro de la secuencia de los grandes hitos evolutivos, unas tendencias diferenciables dentro del conjunto, unas tendencias recurrentes que aparecen cada determinados períodos: tendencias, asociativas, tendencias estructurales, transmisoras o bien inmunológicas.

Puede haber otros mecanismos para la Evolución, cuyo orgien no sea precisamente el azar o los errores, que estén dando lugar a un ordenamiento lógico en la Naturaleza. Quizá este origen pueda ser exterior al propio genoma.

Siempre se ha sostenido la idea de una interrelación entre el medio ambiente y la Evolución de los seres vivos. La Evolución pudiera estar originada, en última instancia, por cambios en el medio entorno: los cambios en los genomas pueden tener un origen exterior y ambiental, dentro de un ordenamiento físico, químico, lógico, que podemos llegar a conocer.

La Evolución en la Tierra puede responder a la dinámica de una Galaxia que se despliega en el espacio a través de los tiempos; a un Sistema Solar cuyo centro es una estrella, que como todas las estrellas tiene una vida propia de procesos interiores y de emisiones hacia el exterior.
En este contexto vivimos y evolucionamos, en un contexto con leyes físicas y químicas, cuyo orden estamos empezando a conocer.

Desde el evolucionismo sería muy conveniente para todos profundizar en la idea de este ordenamiento en la Naturaleza; de esta manera, el reproche que se hace desde el creacionismo a la teoría evolutiva, de ofrecer una Evolución en la Tierra fundamentada en el azar y los errores, no tendría ya ningún sentido; ya que somos los primeros en observar un orden en la Naturaleza, un orden en la propia dinámica de la misma Naturaleza.

C. Azarola Bay.
Palma de Mallorca.

El orden en la naturaleza: matizaciones

Alguna de las ideas expuestas por C. Azarola Bay en sus comentarios pueden generar equívocos que sería imperdonable transmitir desde un foro dedicado a la difusión de las ideas evolucionistas. Alertaba Monod en su espléndido libro “El azar y la necesidad” sobre la obligación de separar con nitidez los debates referentes al ámbito estricto de la ciencia, que tienen sus propias reglas del juego basadas en la contrastación empírica de las hipótesis y en el consenso de la comunidad en torno a los resultados, y los debates en torno a las ideas metafísicas que surgen cuando se utiliza la ciencia como un punto de partida para la reflexión filosófica. En este último caso, la única restricción razonable, aunque no obligada, sería la de hacer compatibles las ideas filosóficas con lo que propone la ciencia del momento. El recurso educativo del Museo de Paleontología de la Universidad de California “Comprendiendo la evolución”, que la SESBE ha puesto a disposición de estudiantes, profesores y público general en castellano, recoge con sencillez y claridad la visión ortodoxa de la teoría evolutiva, evitando en lo posible cualquier especulación metafísica y destacando el carácter provisional del conocimiento científico, sometido siempre a la aparición de nuevos resultados que puedan cuestionar las interpretaciones ya aceptadas. Los educados y, en general, elogiosos comentarios de C. Azarola Bay sobre la web educativa y sobre el proceso evolutivo reflejan, sin embargo, un desconocimiento de importantes aspectos del mismo y no tienen en cuenta la distinción entre lo que admite la ciencia actual que son las cosas, esto es, la interpretación científica predominante en la biología evolutiva a partir de los datos disponibles, y lo que según la autora debería ser esa interpretación a la luz de una concepción metafísica del proceso evolutivo de su agrado y de algunas evidencias o pseudo evidencias que percibe en el mundo natural (orden, complejidad del ser humano, la incapacidad de las mutaciones para promover la especiación, etc.) que supone avalan sin más sus tesis. La teoría de la evolución en su formulación actual es compatible con diversas concepciones del universo y del ser humano, pero las críticas que hace de ciertas afirmaciones recogidas en el mencionado recurso educativo no son admisibles en el ámbito científico salvo que uno aporte nuevas pruebas o nuevos argumentos que permitan desafiar el consenso científico existente en la interpretación de los datos disponibles. Estamos hablando de que si uno pretende cuestionar hipótesis científicas lo que debe hacer es publicar artículos exponiendo sus ideas en las revistas propias del campo. Así funciona la ciencia y así se producen las polémicas científicas, incluyendo las referentes a la teoría evolutiva.
Es legítimo pensar y esperar que algún día se descubran nuevos datos que avalen una determinada forma de ver el mundo, pero mientras llega ese día, me parecería más sensato y prudente que la autora de dichos comentarios meditase sobre los motivos que han llevado a la comunidad científica a ponerse de acuerdo en interpretaciones del proceso evolutivo que ella tan claramente percibe como erróneas y reflexionase sobre la falta de apoyo empírico que tienen sus ideas discrepantes. Siento no poder ser más amable pues no dudo de que su intención sea loable, pero una web sobre la enseñanza de la evolución debe ser un sitio de intercambio de ideas sobre el aprendizaje de la teoría evolutiva y no uno en el que exponer cómo nos gustaría que fuese dicha teoría. Un saludo cordial de Laureano Castro.

Comentarios al "Orden en la Naturaleza" (Rafa Tomás)

Quería mostrar mi acuerdo con el cuestionamiento realizado por Laureano Castro a las críticas planteadas por C. Arazola Bay a los esquemas del recurso didáctico incluido en la página de la Sociedad para la enseñanza de la Evolución. En mi opinión, el error de base de los argumentos de C. Azarola parten de una concepción de los esquemas evolucionistas donde se asocía necesariamente "Evolución" con incremento de la complejidad.
Esta concepción muy difundida entre los científicos sociales y humanistas actuales, tiene sus raices en la amplia aceptación por parte del pensamiento evolucionista de finales del siglo XIX y principios del siglo XX de la asociación de la evolución conlas ideas de "progreso", de mejora continua y de incremento de la complejidad (Spencer, Haeckel...) que fue ampliamente difundida por los primeros antropólogos sociales evolucionistas (Taylor, Morgan...), y posteriormente, recuperado en el neovolucionismo de los años cincuenta (Stewart, Service, White...), asociando la evolución social al incremento de la complejidad en las formas de organización social y tecnologías de las poblaciones humanas, y considerando este hecho una trasposición de los procesos generales de la evolución biológica al ámbito de las sociedades y culturas humanas.
Sin embargo, desde un enfoque sintético como el del evolucionismo actual (donde se integra evolución, ecología, genética de poblaciones...) la asocición entre evolución y complejidad es sustituida por la vinculación entre evolución y adaptación. Desde esta perspectiva, los comentarios del tipo "una especie/población más evolucionada que..." carece de sentido. Ya que, ¿con que criterio se puede considerar más evolucionado un babuino que habita eficientemente en la sabana que poblaciones humanas que habiten en el mismo entorno de sabana (masais, hadza...)?. O por que considerar "más evolucionado" un australopithecus africanus que explota el hábitat de sabana desde una estrategia omnivora frente a un australopithecus robustus especializado en una dieta dura (raices, tubérculos y granos). Desde una perspectiva adaptacionista, todos los casos descritos son únicamente estrategías adaptativas alternativas, que generan una variabilidad genética, fenotípica, ecológica y etológica que servirá de base para la evolución posterior de nuevas estrategias adaptativas alternativas y ajustadas al contextos de los cambios del entorno.
Así, aunque considero interesante como elemento para la reflexión el uso de hipótesis amplias y generales (reducción de la entropia de los sistemas, complejidad creciente...), a un nivel empírico para explicar los procesos evolutivos concretos, resulta mucho más conveniente el trabajo con hipótesis más operativas y contratables, como las que son construidas sobre argumentos eco-evolucionistas y adaptacionistas.

Saludos
Rafael Tomás

UNAS BREVES ACLARACIONES.

Es muy importante para mí poder hacer algunas breves aclaraciones, por alusiones.

La primera de ellas es afirmar que todas las poblaciones humanas se encuentran en el mismo nivel de Evolución: todas pertenecemos a una misma especie, la especie humana, que habita en distintos lugares del Planeta.

Pero sí considero que el genoma de la especie humana es más complejo y más evolucionado que el genoma de la especie de los australopithecus, en su diversa variabilidad. Por lo tanto, no habría poblaciones más evolucionadas dentro de una misma especie; pero sí especies más evolucionadas que otras, con sus diversas poblaciones.

Los marcadores genéticos que se estudian en Genética de Poblaciones humanas, en los cromosomas Y y mitocondrial, son marcadores de variabilidad dentro de una misma especie humana. ("Nuestros antepasados", Spencer Wells).

Como segunda aclaración quisiera decir que nada más alejado de mi esquema mental que las ideas meta- físicas. Simplemente, observo la Naturaleza, es una observación de hechos físicos, reales, naturales.

Tercer punto a aclarar: en ningún momento he dicho que las mutaciones sean incapaces de promover la especiación. Hay varios tipos de mutaciones; algunas de ellas, como los errores de copia del ARN durante la transcripción, muy posiblemente no promueven la especiación. Sin embargo, otras mutaciones, como algunas sustituciones de bases, en especial la sustitución del par de bases AT por CG, sí parecen estar asociadas a la Evolución.

- Puedo entender el interés y la preocupación por las conclusiones de la Biología Evolutiva acerca de la naturaleza humana, por parte de Sociología evolutiva; pero entiendo que no debe haber lugar para la preocupación: estamos en evolución todos, nos transformamos todos, evolucionaremos todos. En ésto consiste la grandeza del Humanidad: la selección natural dentro de nuestra especie no tiene sentido.
Por ésto, y por otras varias razones, pienso que no somos una rama más.

Carmen Azarola Bay.

LA EVOLUCIÓN RECIENTE.

El proceso evolutivo no culminó con la aparición del Homo Sapiens, sino que la Evolución ha continuado y continúa en nuestros días.
Después del logro evolutivo que supuso la aparición del Homo Sapiens, han tenido lugar cambios en el hombre moderno, nuevos cambios de diferente característica o tendencia:
La tendencia evolutiva que dió lugar al Homo Habilis habría sido de característica estructurante; los primeros hominoideos habrían ido mejorando su constitución corporal y fortaleza física incorporando a la dieta nuevos alimentos y nuevas proteínas.

Aquella nueva constitución corporal permitiría al Homo Erectus y Ergaster enderezr su espalda y caminar erguido sobre sus piernas. Con ello cambió la posición de la base del cráneo, lo que proporcionó una nueva amplitud de espacio para el desarrollo de algunos órganos neurológicos. Las nuevas capacidades adquiridas por el Homo Sapiens se concretan en capacidades de tendencia transmisora, de característica electrónica, como pudieron ser nuevos tipos de sinapsis entre neuronas, o el desarrollo de algunos órganos transmisores.

Los cambios evolutivos más recientes estarían proporcionando a la Humanidad nuevos genes y reguladores, localizados en algunas de las regiones de los cromosomas X e Y. Fruto de esta evolución reciente es la aparición del Homo Sapiens Sapiens, el hombre moderno.
La Genética de Poblaciones estudia marcas de adquisiciones en tiempos relativamente recientes en los cromosomas Y y mitocondrial.

Los nuevos cambios estarían relacionados con las funciones de gametogénesis y de transmisión genética; nuevas capacidades biológicas y fisiológicas, posiblemente de tendencia o característica inmunológica y defensiva, para la transmisión de la vida, que surgen acompañadas de nuevas vivencias, que se han manifestado y canalizado a través de las culturas. Las culturas, como elementos o factores inmunológicos y defensivos de los grupos humanos ante su entorno.

Los símbolos, los enterramientos, los adornos corporales, el sentido de pertenencia a un clan o linaje, la selección sexual de pareja, estarían asociados a la importancia que la Humanidad comenzó a otorgar, y hoy continuamos otorgando, a la transmisión genética.

Desde esta perspectiva, podemos formular la pregunta de si los marcadores estudiados en Genética de Poblaciones significan simple variabilidad dentro de nuestra única especie, o si por el contrario, serían indicadores de una posible evolución gradual o microevolución.

El estudio no sólo de estos marcadores, sino muy en especial de la expresión de los genes y reguladores implicados en los marcadores recientes de los cromosomas Y y mitocondrial, posiblemente puedan esclarecer si efectivamente se trata de simple variabilidad, o de una evolución gradual o microevolución, que estaría teniendo lugar, en cualquier caso, en todas las poblaciones humanas, pero a distinto ritmo en cada una de ellas.

C. Azarola Bay.

Textos consultados:
L. y F. Cavalli - Sforza, "¿Quiénes somos?", Ed. Crítica, 2009.
Spencer Wells, "Nuestros antepasados", National Geographic, 2007.
Revista "Investigación y Ciencia", versión castellana de "Scientific American", varios artículos y números monográficos.